Cirujano Plástico Dr. Moscoso

Procedimiento

Botox

BOTOX

La Toxina Botulínica o Botox es una proteína que actúa relajando la musculatura facial temporalmente, aliviándo así las arrugas de expresión no estéticas. Por ello, previamente al procedimiento se definirán cuáles son las que se deberán eliminar, para conservar siempre su naturalidad.

¿ESE ES EL TRATAMIENTO QUE QUIERO? ¿ES UN TRATAMIENTO EFECTIVO?

Hace desaparecer las patas de gallo, las arrugas del entrecejo y de la frente, y eleva ligeramente las cejas hacia arriba, dando un aspecto más relajado y joven al rostro.

No necesita anestesia. No requiere pruebas alérgicas. Tiene óptimos resultados en el contorno facial, dando un aspecto natural. Se puede aplicar en cualquier época del año. Los resultados son visibles entre el tercer y quinto día y definitivos en quince días.

¿QUIÉNES PUEDEN BENEFICIARSE?

Los mejores candidatos para recibir tratamiento mediante Toxina Botulínica (Botox) son aquellos pacientes que presentan, fundamentalmente, arrugas o surcos faciales producidos o agravados por la expresión facial. Igualmente, aquellos pacientes jóvenes con primeras arrugas de expresión. Y, en personas de edad, generalmente se usan combinado con otras terapias como los productos de relleno (hialurónico).

¿QUÉ EFECTOS SECUNDARIOS PODEMOS TENER?

Pequeños hematomas que desaparecen en el transcurso de días y que se ocultan con el maquillaje aunque estos son infrecuentes. Los efectos de esta proteína pueden acentuarse en pacientes que estén tomando antibióticos del grupo de los Aminoglucósidos. Sin embargo, se anula o es débil en aquellos que toman Dpenicilamida, Ciclosporina o Quinolonas. Su uso está prohibido en pacientes con Miastenia grave o Síndrome de Eaton Lambert. Aunque no está demostrado que tenga efectos adversos en pacientes embarazadas, es aconsejable que la paciente compruebe que no está embarazada.

¿CUÁNDO ESTA CONTRAINDICADO?

En el embarazo o en caso de sufrirse determinadas enfermedades neuromusculares.

¿CUÁL ES LA TÉCNICA? ¿CUÁNTO DURA?

Una vez estudiada la situación del paciente, se planifica qué áreas van a ser tratadas y qué dosis se debe emplear en cada zona. El proceso se realiza previa aplicación de hielo local y mediante inyecciones a dosis muy bajas del producto con una aguja muy fina, lo que hace que las punciones apenas sean molestas. El efecto de la proteína sobre los músculos suelen comenzar en unas 48 horas, alcanzan el máximo al 5º-7º día manteniéndose este resultado máximo durante 3-4 meses. Transcurridos seis meses la musculatura relajada vuelve a la normalidad.

Agenda Tu Cita

¡Es muy fácil y rápido!